Pitusas

Pasó recién, cuando me fui al kiosco a comprar unas pitusas. Salí en remerita y no tuve frío. El solcito me abrigó, me cerró los ojos. Los pies no se me hundieron en el barro. Me acordé. Es verdad que las cosas no están como me gustaría. Pero también es verdad que todo va a…

Luz de reserva

Quizás sea la fiebre, pero me dejaste helado. No me lo esperaba. Siempre pensé que de los dos, era yo el inocente. Sin embargo te escucho, sentada en el umbral de la puerta, hablando entre pucho y pucho, y sonás como si entráramos los dos en la tabla, como si el barco no se estuviera…

La

A lo mejor te llamás Laura. O quizá no. Es muy loco: sé bastante de lo importante pero nada de lo básico. Supongo que esta es la parte en la lamento no haberte pedido más datos, aunque no estoy seguro. Tal vez las cosas tenían que darse así, exactamente de esta manera, y esto sea…

Tendencias

Hace veinte años, sobre algún punto ignoto de las rutas cordobesas, en una casa que parecía abandonada, comimos con mi familia la milanesa con fritas más rica de la historia. Las empanadas de la entrada eran igual de espectaculares. La Coca estaba tan fría que me congelaba la frente. La atendía un solo señor, con…

Insomnio

Hace dos días que no duermo. Esta tarde, un rato antes de que Paz y Marina me abrieran los brazos de una forma que ellas no sabían que necesitaba, sentí como se me aflojaban los dientes. Por un segundo fantasee, de frente al espejo, con arrancármelos de a uno, con las manos y dejarlos ahí,…

Zombi

Me separé. Ya estaba cansado. No podía seguir así. Corría el riesgo de sufrir, de volverme cada vez más loco. Ahora ya está, seré solo un recuerdo, espero que bueno. Se terminó. Me diseccioné. Dividí mis espacios. Repartí equitativamente mis tierras y no funcionó. Intenté rearmarme, cerrarme con cinta, pegarme con La Gotita. Ya no…

Clásico rosarino

Como muchos ya saben, porque me conocen o porque escribí sobre eso varias veces, vengo muy seguido a Rosario, quizá no tan seguido como me gustaría, pero nunca menos de una vez por mes. Me hace bien estar acá, para mi funciona como mi Uritorco personal: renuevo energías, le pongo un poco de pausa al…

Tatuajes

La comida se está enfriando. Me arrepiento de todo. No quiero esto. No estoy listo. El humo se le escapa y trato de seguirlo hasta que lo pierdo, en el blanco de la pared y lo reencuentro, alcanzando las luces del techo. No puedo comer. Ya no quiero comer. Es todo. Tiempo fuera. Todo lo…

Maldición

Tengo bien claro que esto es una maldición | Mi cabeza está acá y también en otras partes | Hace mil cosas al mismo tiempo | como una máquina con mucha RAM pero que no tiene software | va dictando este texto mientras te imagina | Despatarrada | Malvestida | Enredada | Está cruzando el…

Milanesa

Yo también me hago preguntas tontas. Tengo deseos inmaduros, casi inconfesables a los que no sé qué nombre ponerles porque siempre me los confundo y en su lugar llamo a otros, a otras. ¿Seré ese tuit misterioso de la chica que se queja porque no la conozco, no la miro, no le doy bola? ¿Alguien…

Frío

Siempre me pasa lo mismo: ahora tiemblo, pero no tengo frío. Hace, pero no lo siento. Lo distingo en la piel de gallina, en el aliento que veo, en la humedad de los vidrios de las ventanas que lloran, aunque afuera no llueve. No tengo frío, aunque hace un montón, aunque quizá me esté congelando,…

El Hombre Alarma

Rodrigo Braña es, hasta dentro de un puñado de horas, un jugador de fútbol. Un excelente jugador de fútbol. Un inolvidable jugador de fútbol. Pero es más que un jugador de fútbol. En mi caso, verán, es una alarma. Braña es el Hombre Alarma. Porque esta tarde, cuando el “Chapu” pise el pasto del Alfredo…